Cangas de Onís 2

Se me abrió el cielo, de par en par cuando el tipo de la oficina del "Rent a Car" sabiendo de antemano qué le iba a preguntar, me dijo "has tenido suerte Sandro, la furgo es nueva y viene con Radio-Cd"… buff… ya era algo, una señal, la lista de cosas que podían salir mal empezaba a acortarse. Por ejemplo, otra de las cosas que podían salir mal es que  llegase al local más tarde que el hombre más puntual del mundo: Alex.

Llegamos a la vez.

Subimos juntos por el ascensor, y ya respirábamos una tranquilidad que hacía muchos prólogos no vivíamos antes de un concierto. Jorge Bentura estaba esperando en la barra del bar del Observatorio, y como ya viene siendo habitual, Pablito llegaba con retraso.

Esta vez tardamos más de la cuenta en cargar la furgo y salir de Madrid, pero al ir con mucho tiempo de sobra para la prueba de sonido y el viaje nada nos podía agobiar.

El viaje en sí mismo fue como la seda, sí, quizá algo largo, sabíamos que nos encontrábamos con 515 kms por delante y ya íbamos concienciados, tan sólo escuchábamos música, música celestial que nos sabía a gloria sabiendo que la tormenta que estaba cayendo sobre Madrid nos la contaban por teléfono mientras nosotros íbamos en dirección contraria, rumbo al Norte.

El hecho de que tocásemos con nuestro propio equipo nos hizo jugar a a las especulaciones sobre la sala, dábamos por hecho que no habría escenario, que no habría luces, que habría que improvisar un poco todo allí mismo… Llegamos a la carretera de Santander sólo falta encontrar la salida hacia Cangas de Onís, el gps nos jugó una mala pasada y nos metimos por la primera indicación que encontramos del pueblo, así que nos tocó subir por una carretera mínima, unos 20 kms de curvas imposibles, cerradas y en algunos casos de casi 360 grados… Una vez entramos en el pueblo lo primero que vimos fue el famoso puente de Cangas, con la cruz de Pelayo…  Después la segunda a la izquierda y al fondo la sala. Fácil de encontrar…

Nos estaban esperando dentro de la sala, y nos llevamos una grata sorpresa al ver que había escenario fijo, luces y espacio suficiente para tocar y desarrollar un buen directo. Así que sin más comenzamos el montaje del back line. Las sala presentaba alguna complicación de sonido que yo personalmente no puede solucionar, ni ecualizando, ni nivelando volúmenes… últimamente Pablo está siendo muy exigente con la suciedad del sonido que sale de las pantallas cuando se juntan en la misma canción los coros, acústica y programaciones a la vez, creo que tiene mucha razón y que en bolos así hay que sacrificar algo… pero no tengo claro el qué, si la guitarra acústica o las programaciones. Cuando finalmente vimos que ya no podíamos mejorar mucho más el sonido pusimos rumbo a la sidrería donde estábamos invitados a cenar y después a la casa rural donde nos alojábamos.

Me dio especial alegría ver en Tele 5 a Renovazzión, el grupo de nuestro colega José Urbano, pasando de ronda en el programa "Tu sí que vales….". Y poco después ya partimos rumbo a la sala Zoco, a eso de las 00.30 hrs nos dijeron que debíamos empezar y fuímos puntuales.

En la sala había poca gente, es la verdad. Pero hemos tocado en sitios donde hubo menos aún. Poco a poco se fue llenando y terminamos vendiendo algunos discos, incluso firmándolos. Cuando acabamos de tocar la sala estaba a reventar, es decir, acabamos justo cuando empezaba a venir el público habitual del bar de copas en sí mismo. Personalmente creo que sonamos muy decentemente, para tocar con nuestro equipo sonó mucho mejor que en otras salas donde hemos tocado a equipo puesto. El público aplaudía con cariño canción tras canción, pero sí noté que la intensidad del aplauso se hacía mayor cuanto más rockeras eran las canciones…. mención aparte, eso sí, de "Al Norte" que se llevó la Cerrada Ovación de toda la noche.

Después algunas copas, vendimos algún disco y charlamos con algunos asturianos de música y rock,n,roll, pero sin desvariar demasiado… Al poco empezó a pesar el viaje de 6 horas que nos habíamos pegado y el que nos quedaba por delante, hubo consenso general a la hora de volver a dormir.

Amanecí el primero, y sin hacer mucho ruído me fui al bar a desayunar un gran barril de café con magdalenas. Me sentía bien para conducir, a eso las 12 Pablo y Álex no se habían levantado aún, con lo que la vuelta se retrasó sobre lo previsto, pero vamos…. que con toda la tranquilidad nos comimos los 550 kilómetros de vuelta escuchando música variada a un volumen que dejaba hacer entendibles las conversaciones.

Esta sensación de tranquilidad es la que echaba de menos hace muchos conciertos, nos queda un concierto más, y después paréntesis eléctrico hasta Octubre. Entre tanto mataremos el tiempo con unos acústicos. Pero en mi cabeza no hace más que rondar la idea de que podemos dar mucho más ahí arriba, que tenemos mucho más que ofrecer e innovar… Hay cosas que van a empezar a cambiar en breve y quiero que la nueva temporada que comienza en Septiembre sea algo impactante y que apetezca ver en directo…

En verano estrenan la nueva entrega de Batman… no digo más….

¿te gustó?? comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.