Navalmoral (fin de gira eléctrica)

Aunque en el fondo de mí sabía que iba a estar con el nudo de nervios en las manos, supe aguantar el tipo todo el tiempo que duró la espera en la terraza donde tomábamos algo Pablo, Bentura y yo esperando a las puertas de la facultad de Alex a que terminase su examen.

Cuando llamó se me abrieron las puertas del cielo, suerte que teníamos todo cargado en la furgo y sólo teníamos que poner rumbo a Navalmoral desde el momento que Alex se subiera. También contaba con que habría algo de tráfico, y aun así tardamos hora y media en llegar, un viaje suave, corto y distraído.

Habíamos cargado la furgo en 5 minutos entre los 3, llevábamos menos cosas que otras veces y eso también me generaba una cierta sensación de inseguridad… ¿se nos habría olvidado algo?.

Al llegar a la sala nos encontramos lo que ya me esperaba, el café Boulevard tiene un escenario más bien escueto, que necesita de un anexo que se ha construído para las actuaciones de los grupos, pero esta vez no lo habían colocado, lo que generaba un gravísimo problema de espacio que solventamos en el momento. Casi al unísono decidimos tocar en el suelo todos menos Álex.

La cena estuvo a la altura de la vez anterior y el Hotel era el mismo, nada podía salir mal<.

Hora del concierto, nos citan a las 00.30hrs. pero la sala aún tiene gente cenando y sabemos que hasta que no terminen no podremos subir a tocar, porque tras las cenas retiran todas las mesas y el café se convierte un gran bar de copas. Eso no llegó hasta la 1.30….la verdad es que esa hora se nos hizo un poco larga, pero cuando nos dieron la señal subimos a comérnoslo de nuevo.

Yo personalmente estaba a gusto con el sonido que teníamos, aunque intuía que al final de la sala no se escucharía demasiado bien la guitarra eléctrica. Había mucha gente, mucha en comparación con lo que hemos tenido en otros conciertos. La verdad es que había casi 100 personas, que dieron todo su apoyo y respeto a las canciones. Eché de menos algunas caras amigas de Navalmoral….

Todo iba sobre ruedas, las canciones iban cayendo unas tras otras… cuando íbamos por el cuarto o quinto tema me abstraí un poco del concierto pensando en unos segundos todo lo bueno y lo malo de toda esta gira que comenzó allá por septiembre del 2007.

Antes de tocar "Al Norte" habíamos pactado un parón acústico para "mover" un poco a la gente con alguna versión de los 80…. también ahí me paré a recordar y echar de menos aquellas infinitas noches del Rincón del Arte Nuevo que tanto me enseñaron en la conquista del público difícil….

Seguimos adelante, miraba a la gente a los ojos, sabía que los teníamos en el bolsillo, lo sentía dentro de mí, sentía la pulsación de la sala… terminar con el "Cádillac solitario" era un buen colofón…. no íbamos a ceder ningún otro bis, quería dejar la tensión del concierto ahí arriba y la verdad lo conseguimos….

Fin del concierto.

Recogimos.

Última copa, cobramos, pago a los chicos… nos vamos… Hay que madrugar, Bentura tiene otro bolo al día siguiente muy temprano y parte para Segovia casi empalmando de una furgo a otra… Las mínimas dos horas de sueño que logro conciliar me sirven de poco, pero lo suficiente para aguantar el viaje de hora y media de vuelta pensando en las muchas cosas que quiero cambiar en Sandropop a partir de ya…

Esto no para, solo es un punto y aparte para coger aire y seguir, nos queda mucho por decir sobre un escenario y a mí me queda mucho que disfrutar cuando interpreto cada una de las canciones que dan sentido a esta historia.

¿te gustó?? comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.