Principiante Veterano - Sandropop

La inspiración… y el trabajo.

google Etiquetas de : , ,

La inspiración es un pequeño soplo de creación a partir de la nada, a partir de cero. Es como un pequeño big bang que acontece en un instante y cobra vida infinita para perpetuarse en obra (música, pintura, escultura). La expresión “estoy inspirado” hace referencia a ese momento y todo su desarrollo. Y es cierto que la inspiración viene cuando le da la gana, sin avisar, sin atender a ningún tipo de llamada o súplica.

Puedes estar sentado con tu guitarra esperando a que entre por la puerta, o salte por la ventana, y no llegar en días, semanas, incluso meses…

A veces la inspiración es un resplandor ínfimo, un pequeño hilo de luz que asoma entre la bruma. A veces es sólo una pista, una idea. Incluso unos puntos suspensivos.

Así que cuando aparece te aferras a ella sin querer soltarte hasta que estás seguro de que no puedes obtener nada más. Hay días que el encuentro es más duradero que otros, pero por lo general la inspiración te deja sólo unas migas de oro con las que tú tienes que hacer el resto de la pieza.

Alguien pensará que la inspiración te puede llegar a mover la mano hasta escribir la canción entera, pero no. La inspiración te da la idea básica para empezar a trabajar, sí, trabajar. Si un disco tiene 12 canciones, te aseguro que la inspiración tiene la culpa de un 20% de la música total que escuchas, el otro 80% restante es producto de días desarrollando el resto del material.

Llevo días trabajando en ese 80% restante del disco, desarrollando ideas que nacieron como regalos divinos pero que de ahí a llegar a ser una buena canción podrían quedarse en nada si no le dedicas tiempo en el taller de orfebrería. Me quedé estancado en una buena melodía que tenía en la cabeza desde el invierno, la inspiración me dio la idea de unir ese pequeño fragmento con un riff de guitarra que me regaló también durante el invierno del 2008 en la gira de este disco. Los dos fragmentos juntos son demoledores, pero al coger la guitarra me dí cuenta de que faltaban muchas cosas para que la canción tuviera consistencia y así llevo casi una semana, dándole vueltas a distintas armonías, distintos acordes, cambios de ritmo, cambios de clima.. grabando pruebas. Trabajando mucho.

La inspiración también es justa y vehemente, si ve que trabajas con el material que ella te brinda de pronto puede regalarte un blues exquisito como el que ayer me puso en mis manos y que ya casi tengo terminado.

Susurrante, serpenteante, “all right, baby all right”

¿te gustó?? comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.