Ecuador estival.

Estoy demasiado centrado en la composición de música y estoy dejando un poco de lado las letras. Hace poco han llegado a mi casa unos monitores (baratos) de respuesta plana para estudio y ya se sabe como somos los tíos con los gadtches tecnológicos. Además he reducido espacio en mi mesa y ahora se trabaja mucho mejor, he eliminado dos bultos con sus consiguientes cables y no veas cómo se nota eso.

He pasado unos días en Murcia y he oxigenado mi cabeza, desde que era adolescente no he pasado unas vacaciones tan relajadas y bien disfrutadas como estos 5 días en el Mar menor. He venido más tranquilo y menos acelerado, ah y con una bicicleta vieja para dar algún paseo que otro por el barrio y así de paso mover un poco estas piernas.

Pese a lo que la gente pueda pensar, para mí el acontecimiento del mes va a ser el nacimiento de mi primera sobrina “Elsa” a la que espero con locura desde hace tiempo. Los preparativos ya están casi totalmente dispuestos y en cualquier momento voy a ser “tío”.

Estoy pasando el Ecuador del Verano con más tranquilidad que el año pasado, sin parar de grabar y componer en casa pero con otra filosofía muy diferente a la que tuve el mismo verano del 2005.

A su vez estoy leyendo mucho de las fuentes que inspiran, la lectura enriquece y me da imágenes para escribir.

La insoportable levedad del ser “La insoportable levedad del ser” está siendo un libro que me está sorprendiendo a cada página que leo, y encuentro muchas similitudes entre lo que quiero escribir y lo que se narra en esas páginas. La relación entre Tomás y Teresa da mucho juego y la narración te hace descubrir puntos de vista muy interesantes del entramado psicológico de las relaciones.

Estoy alternando este libro con “El tiempo de las Arañas” (Miguel Sáez Carral) más por entretenimiento que por ganas de aprender. Empiezo a ser muy sibarita con lo que leo, en cuanto un autor no defiende una idea propia (por absurda que ésta sea) me pongo nervioso, y aún más si no saca conclusiones.

En el coche he puesto en el cargador de cds el nuevo de U2, Coldplay y Vetusta Morla … de los tres el más didáctico ha sido el disco del grupo español, los británicos me han sorprendido pero no he “absorvido” nada en mi esponja creativa.

Con Vetusta me pasa algo extraño, cuando los escucho veo talento torrencial, pero me encabrono con la producción de ese disco. Huele a lo lejos que hubo falta de medios o de horas en el estudio. Eso sí, son un ejemplo de cómo hay que hacer las cosas en el siglo XXI.

¿te gustó?? comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.