Bazar de desórdenes y desequilibrios.

desorden

“Distrito 9” (the film) y un poco de Boundage, menuda nochecita rara, algunos videoclips de fondo en algún canal anónimo en una ignorada televisión, flamante emulsión de pixeles en 36 pulgadas de Alta Definción, pero ignorada al fin y al cabo. Y tienes algo de tos pero sigues fumando, no demasiado, pero cada cigarrillo está demás. Me sorprendo dejando las cosas por ahí tiradas, para descubrirlas en semejante desidia a los 5 minutos para recogerlas y ordenarlas, incrédulo, en un ordenado status quo de utensilios domésticos. Un cajón para cada cosa y cada cosa en su cajón.

Así he descubierto que hay de todo menos cuerdas nuevas para la guitarra acústica.

También he descubierto que hay cosas a las que alguien les ha echado un mal de ojos y sencillamente quedaron así, malditas. Y esta guitarra tiene mal de ojo desde hace 9 años y aún así la conservo como trofeo de guerra perdida.

Abrid las puertas a Noviembre, es curioso que el mes de Octubre haya finalizado con un hecho tan simbólico como haber firmado mi carta de libertad de DFX. No es ni una buena ni una mala noticia, es sencillamente una puerta que se cierra para abrir otras que ya me son familiares. Puertas que ahora abriré yo sin que nadie, a excepción de los años de experiencia, me aconseje.

Tengo un plan, y lo más importante, tengo un proyecto, renovado, diferente y ante todo más “yo”.

Una vez dije que no dejaría que nadie decidiese sobre mi futuro, y en cierto modo me traicioné en algún momento años atrás. Pero nunca es tarde (eso ya lo dije) si de pronto, en algún lugar de tu vida, se enciende una luz.

Mientras tanto el gato no entiende a qué viene ponerme a escribir a las 5 de la madrugada de un viernes de ajetreo laboral y doméstico, qué sensato el animal. Ni yo mismo soy capaz de darme explicaciones a mí mismo. Pero gracias a estas horas, a la madrugada activa de Madrid y a la maldita guitarra he descubierto que mañana tengo que comprar cuerdas nuevas nada más levantarme.

La mesa del salón aloja un bazar de desórdenes emocionales y desequilibrios cerámicos

¿te gustó?? comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.