Recording. (capítulo I)

Primeros días de grabación, segunda tanda… Esta vez partimos de un proceso diferente, Alex graba sus baterías, Pablo su bajo y Peter y yo nos curramos los teclados y arreglos de programaciones en mi casa… Así que por último nos enfrentamos David y yo al curro de las guitarras. Mucho curro, buscando sonidos, buscando la mejor guitarra para lo que buscamos y queremos. No está siendo fácil, teníamos en mente arrancar con algunos sonidos apoyandos en Telecaster pero la guitarra no está dando la talla. Se desafina constantemente, despues de varios intentos buscamos alternativas en la Strato, en la Gibson y en las rarezas que de vez en cuando nos saca julio de su harén.

Insólito, no he tomado ni un sólo café en todo el día, me meto en estudio con la botellita de agua que voy rellenando pertinentemente.

Al final hemos tirado del sonido cálido de la gibson, esa guitarra es una joya en manos de David, al final después de casi dos horas intentándolo grabamos las primeras tomas defintivas. Dios lo que nos ha costado…

Los ceniceros se llenan tan rápido que pienso que no avanzamos porque tenemos más tiempo los dedos en el tabaco que en las guitarras.

La segunda guitarra de kilómetros de blues la teníamos muy clara, la digitación con la Jackson que David se compró en verano  es mucho más fácil y él se siente muy cómo con ese mástil. Así que en media hora hemos avanzado mucho más de lo que esperaba teniendo en cuenta cómo se nos había dado al principio de la grabación. Hemos dejado para mañana un par de armonías que nos parecían geniales para hoy pero nos fallaban las fuerzas.

Si todo pudiera salir como tengo en la cabeza hoy deberíamos habernos ventilado este tema, pero igual mañana se nos da tan bien que hacemos dos o tres temas del tirón.

No sé si podré agradecer lo suficiente a Julio Goñi las facilidades que nos está dando para grabar en su estudio, libertad y disponibilidad para entrar y grabar a nuestras anchas. Este disco le debe mucho a él.

Llego a casa reventado, pero ella sonríe igual que si entrase pletórico por la puerta. Su sonrisa abre un paréntesis que cerrará mañana el despertador.

¿te gustó?? comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.