Recording (Capítulo IV) vocals…

recordingvocals

Cuando llega el momento de grabar mi voz siempre entro con seguridad a la “pecera”. Siempre pienso que de algo me tienen que servir todas las grabaciones que llevo a mis espaldas, que debo haber aprendido a ser más técnico en las grabaciones, que esta vez pararemos menos que nunca porque voy a afinar como nunca…

Pero hay cosas que no cambian. Al cuarto intento Paul Castejón empieza a corregirme determinados “cuartos de tono” que están fuera de la armonía. “Esa nota no existe Sandro” me dice desde el control. Lo flipo, mi oreja me juega malas pasadas, con los cascos puestos me parece que la toma está perfecta, pero al re-escucharla me doy cuenta de esa nota inexistente en el pentagrama, ese cuarto de noto hacia arriba o hacia abajo que Paul me quiere corregir.

La informática musical hoy día hace milagros corrigiendo esos pequeños desfases, pero Paul no quiere entrar ahí, quiere que la toma sea cojonuda y que a partir de ahí corrijamos lo mínimo o lo que sea ya imposible de re-grabar. Los primeros días fueron más duros, pero debo haber cogido el truco porque ahora estamos grabando a más velocidad. El primer día grabamos “Herederos de Adán” y tardamos casi 4 horas en tener todas las muestras definitivas, creí que no sobreviviría a la grabación entera si íbamos a este ritmo, pero después grabamos “Como un animal” y la cosa fue a mejor. Un tema por día, es una de las lecciones que ya aprendí en su día con Mavi Díaz cuando me produjo “Juntos en la Miseria” y “Sin amor en los bolsillos”.

El tercer y cuarto día grabé “Siempre Nunca” y “Bajo Mínimos”, mucho más relajado y seguro, invertimos más tiempo en otro tipo detalles, incluso probamos entonaciones distintas a mi propuesta para ver matices e investigar otras posibilidades melódicas.

Paul Castejón tiene un pequeño estudio en el garaje de su casa, pero que lo domina de vértigo. Reconoce dónde y cómo molesta una frecuencia al instante, tiene muy claro a dónde quiere llegar cuando aprieta el botón del “rec” y sobre todo es un grandísimo músico que completa un amplio espectro de conocimientos incluído el vocal, al que trata como un instrumento más sobre el que han de girar el resto.

Fue Álex Riquelme quien me recomendó este productor y debo reconocer que el disco ha ganado enteros con respecto a lo que originalmente tenía en la cabeza. Esta semana volvemos manos a la obra tras el parón de la Semana Santa y espero que a finales de semana tengamos terminados otros cuatro temas más. El disco tendrá unos 12 temas, con lo que a finales de semana tendríamos con los 8 ya grabados el grueso del disco terminado a falta de mezclas.

Estos días he oxigenado mis pulmones en Zamora, y un poco también el alma, que también le hacía falta una buena limpieza la verdad.

¿te gustó?? comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.