Herederos de Adán

www.sandropop.comNo perder el norte, saber el porqué de las cosas, la génesis de tí mismo. Saber porqué y para quien cantas. Dónde nacen las canciones, el eco de tu cuarto, la resonancia de la guitarra en la soledad de tu casa. La emoción de ver crecer la canción en tu cabeza y llevarla por el mástil hasta el final de la obra, hasta el final de lo infinito.

Y después tu canción sale de tu cuarto, viaja a otros oídos, es tratada en estudios de grabación, producida, mezclada, masterizada y finalmente planchada en un cd. Ese cd cae en manos de alguien que quiere vender esa canción a más y más gente, y llega un día en que casi empiezas a despedirte de ella cuando llevas decenas de actuaciones.

En este mundillo he escuchado mucho la palabra “amigo” de boca de gente que al final me ha metido en muchos líos, en cuanto alguien me llama amigo empiezo a sospechar. Un día sientes un big-ban, en tu interior que destruye algo y crea algo, un día empiezas de nuevo mordiendo la manzana con toda conciencia con tal de abandonar ese paraíso que te prometió quien se apoderó de tus canciones.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

La música vive en tu garganta y muere cuando se convierte en “industria”.

Letra y música Sandro Muñoz

Big ban de asteroides y conjura lunar

Ya no me impresiona la explosión sideral

Tengo entre mi manos el poder reciclar

El tiempo perdido allá en la lunar city.

Sería tan feliz

sólo con oírte decir

Que fui el mejor de tus sueños.

La noche sobre mí

y la tristeza huyendo sin pagar

por la puerta de atrás.

Herederos de Adán.

De aquí a la eternidad.

“hola soy tu amigo” me engañaba su voz.

Demasiadas rosas para tanta gente.

No era para tanto y mi talento duró

El tiempo que estuvo mi enemigo en frente.

Sería tan feliz

Susurrándote un concierto

aquí, lo que dura un invierno.

La lluvia sobre mí

Otra vez llora septiembre

Allí, donde prólogo es fin.

Herederos de Adán.

De aquí a la eternidad.

Ya no podré volver

Prendí fuego al Edén

En tu mirada he puesto mis canciones y mi fé.

Ya no quiero volver

Soy lo que quiero ser

Si me lo pides sin dudar vuelvo a morder.

Ya no importa, No interesa

Ya no hay sombras, ni promesas.

¿te gustó?? comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.