Kilometros de blues

La estrella del rock se baja del escenario, se vuelve vulnerable (¿alguna vez no lo fue?). Ella sabe lo que hay, juega unas cartas marcadas a sabiendas que la baraja es de un solo uso. Jugar con fuego puede quemarte el corazón, y cuando has perdido todo sólo te quedan los kilómetros y un blues sonando de fondo.

El marinero con un amor cada puerto quiere navegar tras la estela de una sirena a la que no quiere compartir con más navíos que el suyo. Y cuenta las horas, los días y los meses que le vuelvan a llegar al mismo mar donde poder encontrarla de nuevo. Pero nadie es dueño de nadie.

Es uno de mis temas favoritos, tambien de cierta antiguedad y que tambien se quedó fuera de mi anterior trabajo. El tiempo lo ha macerado lo suficiente como para hacer de él un licor de buen paladar, las cuerdas finales me parecen sublimes.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Letra y Música: Sandro Muñoz

Llevo un beso de asfalto y cemento tatuado en el pecho

Y en las venas la fiebre alimenta a vapor mi despecho

Si de lejos parezco mentira de cerca soy cierto

Mi holograma de fin de semana disfraza un desierto.

¿Quién no tiene una canción a la que alguien puso

Cuya letra y rima son fotos de su corazón?

Qué lejos queda el mar, al qué juré cantar

Y tú donde estarás?

A kilómetros quizás

Kilómetros, kilómetros

Yo frente a ti, tú frente a mil kilómetros de blues

Más café soy el gato que canta al tejado del aire.

Hoy la luna se lleva mis dudas a tierra de nadie

Los poemas que hablaban de ella devuelven silencios

Pretendí de su vida en estrofa hacer mi mejor verso

Por culpa de una canción que debí escribirla yo

La perdí mirando atrás presa del retrovisor

No me apetece cantar, nadie espera en la ciudad

Mientras ella aún estará a kilómetros quizás.

Kilómetros, kilómetros

Yo frente a ti, tú frente a mil kilómetros de blues

Fue tan dura la condena que me encadenó a su piel

Que al cerrar los ojos creo que la tengo aquí otra vez

No me duele que se fuera al amanecer

Me tortura como dijo “nadie me trató tan bien”

Kilómetros, kilómetros

Yo frente a ti, tú frente a mil kilómetros de blues

¿te gustó?? comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.