Changes.

Casi al mismo tiempo que muchos equipos de fútbol cambian de entrenador porque los resultados no acompañan, también España cambia de entrenador… de presidente… de gobierno por la misma razón. Veo cambios por todas partes, cambios en los hábitos, en las costumbres, en los comentarios, incluso veo cambios en tsitter, facebook, y redes sociales.

También cambios en SandroPop, a principios de verano hice algunos retoques en la banda por decisión propia y ahora los tengo que hacer obligado por las circunstancias. Los cambios afectan el lado anímico, pero sólo el tiempo dirá si las decisiones fueron acertadas o no.

Dentro de poco tiempo termina del 2011 y al poco de empezar el nuevo año estaremos tocando de nuevo en madrid, en una sala que cambia de nombre (cambios, cambios)…. Cádillac Solitario (antes Imperio Pop) será nuestro primer disparo del 2012 con banda en la capital. Me gustaría hacer algunos cambios en el repertiro pero dudo que nos de tiempo a ensayarlo con garantías. De lo que sí quiero estar seguro es de que para ese concierto mi forma física esté mejor que en el último que dimos en Cabaret.

El público fiel no se merece que toquemos siempre el mismo repertorio y en el mismo orden, es por eso que quiero introducir algunas novedades que hagan algo distinto a éste concierto de los anteriores en Madrid.

Mientras el invierno cada vez nos mira más fíjamente a los ojos, intengo mantenerme firme abrigado en las ilusiones de antaño con los pies en la tierra pero con la mirada bien alta. Mucha gente me está preguntando ya sobre un nuevo disco, y la verdad es que yo también me lo pregunto. Actualmente no tengo la presión de antaño por presentar rápidamente un repertorio a ninguna Editorial ni Discográfica, con lo que me voy a tomar con mucha calma la composión del nuevo material. Lo bueno es que ya tengo muchas, muchas ideas esbozadas pero sin forma definitiva aún.

Quiero hacer girar el nuevo material en torno a 3 ó 4 ideas básicas, conceptuales sobre las que dar sentido al nuevo puñado de canciones.

Mientras tanto café, vigilancia de cerca a lo cotidiano y extremo cariño a los pequeños detalles, porque la vida no es sólo música y hay muchas canciones rodeándonos en forma de gente, en forma de situaciones, personas, miradas, gestos que no me quiero perder. Porque sigo estando impregnado en cada una de las cosas que me rodean y muchas veces no he sabido descubrir a tiempo.

Mirar atentamente alrededor ya es música en sí misma y fijarse en los detalles puede ser la mejor canción de un instante que no volverá a pasar.

El balance del 2011 es muy positivo para mí, valorando todo lo que me rodea, todo, no sólo la música. He aprendido a incluír en mi vida mi vida misma y a no excluír lo que no me interesaba de mí mismo. A medida que soy capaz de aceptarme en mi globalidad me sorprendo de lo bueno que soy en otras mil cosas más aparte del que soy cuando cojo una guitarra. Incluso lo que no me gusta de mí lo veo con cariño y acepto que forma parte del “todo yo” que finalmente termina por convencerme. Porque, seamos sinceros, me gusta ver de mí mismo que valgo para más cosas que para componer canciones.

¿te gustó?? comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.