Estoy Ahí.

Estoy, ahí. Sí, ahí justo. En ese punto en el que sólo hace falta un empujoncito, o en su defecto, un poco de cuesta abajo que facilite las cosas. Ahi, ese punto del trayecto en el que sabes que lo más difícil ha pasado ya, lo más duro o lo menmos divertido ya quedó atrás.
Un día pensaba que sólo tenía 4 acordes y apenas un par de ideas, pero las horas con la guitarra hicieron posible que la inspiración me pillase trabajando… casi textualmente, al pie de la letra, tal como suena.
Ahí, justo ahí en ese punto en el que piensas “hostias si a lo tonto tengo 8 temas nuevos”… sí, pero sólo música sin letra. Sí, pero muchos mensajes que decir en 8 suspiros descorazonados del viejo rockero que resiste. Rockero? en mi interior sí, pese al apellido que acompaña mi nombre.
Un día pensaba que tendría que ocurrir un milagro para que yo desease volver a subir a un escenario o volver a la carretera, y al día siguiente escuchando las maquetas recién grabadas de casa te imaginas hasta el videoclip del primer single sonando en … (vete tú a saber dónde)…
Los corazones de la gente siguen siendo mi objetivo, y mis letras seguirán buscando el paladar de quien quiera algo más.
Mi reto ésta vez, no es sólamente hacer 8 temas, es saber encontrar ese “algo más” que quiero dar a mi regreso.
Ahí, ahí es donde estoy a piques de llegar al tramo final de terminar nuevas canciones, material nuevo para salir de nuevo al mundo del escenario y volver a reir y llorar con los muchos/pocos que se acerquen a depositar la limosna de su aplauso a los pies de mis canciones.

¿te gustó?? comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.