Homenaje. Parte I (Guitarristas Sandropop)

Como los años han pasado igual han pasado las personas, los músicos, los artistas que me han acompañado desde el principio de mi (me da corte llamarlo “carrera”) aventura musical.

Me vienen a la memoria muchos momentos de giras, conciertos, ensayos, sensaciones, anécdotas con todos ellos. Y no es mi intención destacar con mis palabras a unos más que a otros.

Son muchos, al menos a mí me lo parece. Entre baterías, bajistas, guitarristas, teclistas… (con los teclistas la experiencia ha sido más dispar). A mí me hubiera encantado tener una banda fija, estable en el tiempo y que la amistad y la música nos hubiera mantenido unidos a lo largo de los años, pero no ha podido ser. No por malos rollos, sino por esa sensación que te da de haber acabado una etapa en algunos casos o por causas totalmente ajenas a la música en otros.

Con el visor que te dan los años, guiño uno de mis ojos para enfocar mejor el recuerdo y pienso ahora mismo en los guitarristas.

Primeros tiempos. JC Cárdenas.

Recuerdo perfectamente cómo estaba presentando mi primer disco “Mientras Sigo Vivo” en la Sala Honky Tonk de Madrid con Miguel Angel Checa en la batería, Juanan en el bajo, e Iñigo Uribe en los teclados. Entre el público asistente muchos amigos   

livechester2
JC Cárdenas en un concierto en el Chesterfield Café año 2003

(casi todos los que tenía entonces) y algunos conocidos, otros artistas y otros músicos. Juan Carlos Cárdenas era de lejos uno de los guitarristas más prometedores de Leganés en aquel momento. Discípulo directo del gran José de Castro “Jopi” se me acercó al terminar el concierto para decirme “Sandro, oigo tus canciones y se me vienen a la cabeza un montón de arreglos con guitarra eléctrica que me gustaría poderte enseñar”.

Y así empezó una etapa que duró muchos años, y en música decir “muchos años” es mucho decir, en este caso hablamos del 2001 al 2007 lo que no es moco de pavo precisamente.

Desde aquel día forjamos una banda que se complementó con Dani García a la batería y daríamos muchos conciertos juntos.

Pero aquí estoy hablando de Cárdenas. Un guitarrista pulcro, limpio, con una técnica impropia del ser humano y un gusto musical exquisito. Junto a él aprendí lo que era tocar pegado a la claqueta y a detectar enseguida cuándo estaba fuera de tiempo y cuándo no. Aparte de miles de detalles en producción, aprendí mucho sobre lo importante que es hacer las cosas bien sepa la gente lo que es un contratiempo o no. Repetir cientos de veces un fragmento de canción hasta que quedara perfecta y cuando ya parecía estarlo volver a tocar el tema desde el principio para asegurarte.

Sin duda JC Cárdenas fue el músico que apuntaló en mi forma de trabajar el término “profesional”.

A parte de él, hubo una breve época (una temporada casi entera de conciertos de invierno) en la que incorporamos un segundo guitarrista: Sergio Rivas un gran chaval, buen guitarrista, buen corista y  con una personalidad increíble al que mi corazón tambien le tiene guardado un sillón de cariño en mi vida musical. Debo reconocer que dos míticos conciertos en mi carrera se dieron con ellos a las guitarras (Clamores y Ritmo y Compás).

Y sería injusto para la breve historia de este post no mencionar a otro segundo guitarrista, Juan Carlos Fuget, cuyo paso fugaz por Sandropop no desmerece (entre otros) el magnífico concierto que dimos en la sala El Sol.

Rock en toda su esencia. George Oliveri

fotos_clip_jorge_david_036
George en el rodaje del videoclip “Más agua que en el mar”

En el 2007 se publicó “Sindicato de Canciones” un disco cuya producción a diferencia de “Juntos en la Miseria” recaló en manos ajenas, se metió de por medio Universal (multinacional a quien tengo mucho que agradecer, todo hay que decirlo) y la banda sufrió cambios significativos, entre ellos cambio de guitarrista. También hubo cambio de bajista (que ya merece otro post). Y muchos otros cambios….

Así las cosas, por circunstancias vinieron cambios, un conocido, un amigo, un teléfono, una llamada, una cita en un bar y así conocí a George Oliveri con quien toqué muchos, muchos conciertos y recorrimos muchos, muchos kilómetros. No siendo un guitarrista con quien haya estado muchos años, sí que es quizá con quien más experiencias haya vivido tocando, viajando, rulando por ahí y con quien quizá haya dado los conciertos más importantes de mi vida hasta la fecha. Sin ser un virtuoso ni un super-técnico guitarrista, era fan de The Cult y con eso ya me tenía muy ganado. Contundente como él solo y con una facilidad pasmosa para las bases rítmicas se acopló perfectamente al repertorio que defendíamos en directo siendo el núcleo de nuestro sonido sobre la cual prácticamente giraba todo. Hubo pocos rincones de España donde no tocásemos juntos. Grabación de videoclip, festivales,  y muchas noches de verdadero R,n,R.

Pero George no era sólo el guitarrista con carácter que llamaba la atención ahí arriba, su personalidad, gesto serio, su marcado acento madrileño y ese cierto aire macarra taxativo que sabe de lo que habla en todo momento tenía un magnetismo que en este mundillo es demoledor. Su personalidad ha marcado mucho la historia de Sandropop, y la etapa en la que él estuvo en la banda casi podría llevar su nombre.

Un día decidió alejarse del mundo musical por razones personales y ahí quedó nuestra historia juntos.

Principiante Veterano. J.David

Así que de nuevo más cambios, más conocidos, más amigos y otra llamada.

DSC_0193
J David en el concierto de las Fiestas de Leganés
Foto: Esther Arcos

Tras una breve etapa con Jorge Bentura (con el que toqué 3 ó 4 veces entre ellas un concierto en Cangas de Onís) otra cita, otro bar y así conocí a J David Fernández Leal con el que estoy trabajando desde 2009. Con él cerré lo que quedaba de gira con “Sindicato de Canciones”, grabamos e videoclip “No engañes a los ángeles” viajamos y dimos los conciertos que quedaban fuera de Madrid para concluir la etapa y la gira del disco (incluido un bonito concierto en las fiestas de Leganés) que más alegrías y decepciones juntas me ha dado hasta la fecha. Siempre he buscado guitarristas que además hagan coros, y en el currículum de David destacaba que tenía una bonita voz. La tiene, desde luego, pero el muy cabrón me deja en pelotas muchas veces en directo. Su forma de tocar es muy versátil con la guitarra eléctrica y un seguro de vida a mi derecha en el escenario cuando tocamos juntos.

Juntos trabajamos en las canciones de “Principiante Veterano” y sus guitarras y arreglos dieron a las canciones una personalidad muy diferente comparado con lo que había publicado hasta la fecha. La historia de ese disco ha sido la que ha sido, y el destino no le ha hecho justicia. Pero ya ha pasado suficiente tiempo y tras un parón energético vital hemos vuelto a recuperar el pulso rockero del asunto en cuestión trabajando en el nuevo material de Sandropop que sin duda estará muy marcado por la forma de tocar que tiene David. Casi está ejerciendo de productor, pero con mucho criterio, y vuelvo a recuperar algo que persigo con cada uno de mis discos y es que la gente escuche en casa algo lo mas parecido posible a lo que luego verá en directo.

En esencia David es lo que podríamos llamar “buena gente”, de su mano han venido los demás miembros actuales de la banda. Y su personalidad desde luego marca, y mucho, en los ensayos y todo que hay alrededor del mundillo en el que nos movemos. En esencia digamos que encandila como músico detrás de la guitarra y como persona delante de ella.

Con éste post inauguro una serie que hablará de los diferentes músicos que han pasado por Sandropop, unos mucho tiempo, otros apenas meses, unos dieron muchísimos conciertos otros apenas dos o tres, pero todos y cada uno de ellos contribuyeron con su trabajo y su cariño a que mis canciones se hicieran grandes y se transmitieran a la gente por escenarios, discos o maquetas.

Besos y rosas

Desde el corazón de la ciudad.

¿te gustó?? comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.