La sensación no tiene precio

Después de varios intentos fallidos, aplazamientos y anulaciones de concierto desde hace meses por fín fue posible volver a tocar en el Kingston. Este concierto no estaba programado con demasiada antelación, recibí una llamada de la sala apenas una semana antes y desde luego que me tiré de cabeza.

Pero quería que fuera algo diferente. Dar un paso más allá que volver a subirme con mi guitarra y empezar a tocar lo que siempre toco en ese coqueto escenario. Así que les propuse a Teresa y a Gonzalo acompañarme en este concierto para llevar a directo lo que estamos preparando en acústico para el día 24 en la sala Héroe.  Y ellos que también se tiran a un bombardeo a la mínima, allí se plantaron a la hora acordada para dar un concierto muy diferente a los que había dado hasta la fecha en la preciosa sala de Alcalá.

Aunque a duras penas pudimos acomodarnos al escenario (pensado básicamente para dos músicos como mucho) al final dimos buena cuenta del repertorio con esos nervios que alimentan la vida de quienes amamos el vértigo que produce mantener el equilibrio sobre las tablas. Esa tensión se convierte en alimento cuando las ondas y el silencio entran en conjunción perfecta para que la armonía y la melodía viajen en paralelo hasta los oídos de la gente y llenen nuestro estómago convirtiendo los nervios en placer.

A nivel personal, recupero la motivación para volver a interpretar en directo canciones de las que empezaba a estar algo cansado. Ahora los coros, las dos guitarras, los arreglos de violín y la base rítmica me hacen redescubrir algunas canciones que había tocado mil veces en la soledad de mi voz y mi guitarra.

El público del Kingston sigue acudiendo a  la llamada del espectáculo en directo muchas veces sin saber quién va a tocar allí y eso genera una sensación que te refuerza cuando estás ahí arriba  porque no es lo mismo tocar para la gente que te sigue normalmente en tus conciertos que intentar llegar con tus canciones a un grupo de completos desconocidos. Y cuando lo consigues, la sensación no tiene precio.

_MG_5947

 

¿te gustó?? comparte!!!