Lo he vuelto a hacer

Lo he vuelto a hacer. Me he vuelto a ilusionar. Los hormigueos estomacales comienzan a marcar la pauta de mis planes a corto plazo y eso me retrotrae a tiempos en los que la locura era la bandera de mi día a día.

Sólo hay una regla: tener cuidado conmigo mismo. La cabeza trabaja más por veteranía que por convencimiento. Controlando desde lo alto las travesuras del corazón ( en este caso más sabio por diablo que por viejo).

Así que vamos tirando de calendario para seguir poniendo citas con la insensatez pisando tablas de escenarios que son en sí mismos la razón fundamental de todo lo que viene detrás.

En gerundio se hace el presente, y el pasado no se olvida de mi. Así que juego al póker  con el destino a sabiendas que sólo puedo ganar si disfruto con lo suficiente con la apuesta y el farol. Pequeños placeres que nos da el orgullo de tener un ombligo al que mirarse de vez en cuando.

Es un momento que dura etapas, que no son horas, ni días, son etapas de una vida que tiene claro que aquí se puede hacer algo diferente a lo que espera de tí la gente.

Guitarra eres amante, vives dando celos al tiempo que se puede perder, a los días que se pueden gastar (pero no al amor que se puede derrochar) cuando derramas música entre mis manos, haciéndome sentir lo que se puede cantar y no se sabe decir.

Lo he vuelto a hacer.

¿te gustó?? comparte!!!