Así. Soy Sandropop

Y finalmente hemos colgado todo el material en internet, para su descarga, uso y disfrute (usufructo altruista) de la obra por parte de quien desee escuchar y dejarse sentir (imprescindible ésto último para vivir plenamente).

Así, a lo bruto, sin pensar más allá de las posibles visitas de la web o vigilar la cantidad de descargas de los temas. Mucho más reconfortable que andar discutiendo con ninguna discográfica sobre royalties, derechos de autor, y devoluciones de cajas por parte de grandes almacenes.

Así, directo a quien realmente me importa, el público que quizás un día por cercanía a mí, simpatía o (¿por qué no?) “cariño” decida ver en directo el porqué de las canciones, el cómo se viven, se interpretan, es más, que incluso decida degustar en el paladar la música que con tanta behemencia me gusta componer. Soy de los que piensa que los conciertos son como cenas que tienen entrantes, primer plato, segundo plato y postre… y que hay que saborearlos con un buen vino.

Así, sin más márketing que los escasos contactos que tengamos por facebook, twitter e instagram, sin mucho más escándalo que el que puedas hacer publicando cada día un post recordando a quien quiera importarle que hemos sacado cosas nuevas, canciones nuevas, sabores nuevos.

Así, sin presumir. No es nuevo disco, son nuevas canciones. No es un nuevo lanzamiento, es sólo más gasolina en medio del trayecto. No es un producto del que se esperan ventas, es sólo un cachito más de un corazón tres segundos antes de un orgasmo. No soy una estrella del rock, pero soy la estrella que más brilla en mi soledad.

Así, tal como oyes.  La Espiral ni siquiera es un mini disco (E.P) es tan sólo un álbum de 4 fotos sonoras del que sólo se espera un ratio de cariño que mi alma pueda acaparar. Sin sonar en el conglomerado comercial del massmedia.

Así, soy Sandropop. Soy un artista de culto, de poca gente pero fiel, de público que me valora y no entiende cómo no he llegado más lejos. Soy un “alguien” que suma tantos egos y tan complejos que multiplican el peso de un kaos que termina aplastándome con su losa de humildad.

¿te gustó?? comparte!!!