“prueba 2”

(Prólogo: escribí este post el 21/02/2014 Actualizo fecha publicación a Diciembre 2015)

Local de ensayo… nuevos temas, la ilusión de quien lleva algo nuevo, deseando de enseñarlo, presumir de lo que has creado…. Para este ensayo habíamos quedado en repasar el repertorio habitual y meter los temas nuevos a ver cómo suenan todos juntos. Tenemos una carpeta en DropBox donde voy subiendo las ideas, las maquetas que monto en mi portátil gracias a mi pequeño home-studio.

Agarro la guitarra

Caretos de los músicos….

No encaja…

No me impongo, escucho sus opiniones, acepto y abro puertas. Trabajamos, tocamos, repetimos, vemos partes que gustan más y partes que gustan menos. Aportamos ideas, escucho, admito, mi orgullo tiene la mano tendida en son de paz con el mundo y conmigo mismo. Me da pena que los guitarrazos no suenen como tenía en la cabeza, pero espero paciente. Seguimos en el tajo, nos sentamos, nos concentramos, salen nombres de otras bandas a la palestra, comparaciones con canciones que escuchábamos cuando éramos chavales, no tiene sentido volver a los 80 ni a los 90 o quizá si? a nadie le gusta la idea que una canción recuerde a otra, que un tema suene y parezca que va a entrar a cantar tal o cual cantante, discusiones, muecas ….

Empezamos con lo que tenemos claro que “no queremos”.

Las decisiones por eliminación siempre me dieron buenos resultados.

El tiempo en el local de ensayo termina, no hay temas nuevos.

Me prometen trabajo, ensayo y compromiso con el material

Me voy a casa jodido, expectante, y nervioso.

Alguien en su casa no ha perdido el tiempo, está machacándose los sesos para dar coherencia a lo único que según él merece la pena de la canción: La Letra.

Me manda varias pruebas a las tantas de la madrugada, el protools arde literalmente en su portátil.

Carpeta de Dropbox llena.

Escucho lo que él ha llamado “prueba1”, después “prueba 2”, así hasta “prueba 5”. Siento que está tirando el tiempo a la basura, y con él mi canción.

Unos segundos de silencio.

Espera! …… un momento!

….

He escuchado varias pruebas pero en mi cabeza se ha quedado una. Vuelvo a la “prueba 2”, coño, ésto suena de cojones. Me olvido de mi canción tal como yo la había concebido, pienso en ella como algo que escucho por primera vez, ¿me mola? definitivamente sí.

Le escribo, de digo que deje de mandar pruebas y que trabaje en la idea principal de la “prueba 2”, me contesta que él había pensado lo mismo, al poco tiempo recibo toda la canción…

Los pelos se me ponen de punta. Literalmente, me creo la canción, me siento dentro de la canción, la letra, expresión, ritmo, intención, todo sigue intacto, sólo cambian las guitarras…

Me acuesto nervioso, intento dormir, no puedo, después de ver minuto a minuto cómo han pasado casi 25 me levanto. Me vuelvo a poner los cascos, me vuelvo a ver dentro, abro el bloc de notas, retoco algunas frases, fumo, retoco más frases, muevo la cabeza, simulo tocar la batería, retoco aún más frases, mil ideas se me vienen a la cabeza….

Amanece, grabo un cd nuevo para llevarlo en el coche. Lo escucho a toda la potencia que mis tímpanos me permiten, simulo tocar la guitarra en los semáforos, gesticulo cantando como si fuera una copla mientras pongo el piloto automático del coche. Siento que ahora sí merece la pena salir al escenario a presentar temas nuevos, y que hay un “centro” desde el cual hacer girar todo un nuevo proyecto.

Joder … es un temazo.

PD: Gracias David.

¿te gustó?? comparte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.