Un té en la cocina

El dolor de cabeza no es agudo, más bien leve pero constante. En la cama es peor, negocio con mi pereza y me levanto a escuchar el silencio de la estancia. Todo desordenado, fácil de solucionar, pero quizá por eso ninguna prisa en poner orden en el kaos controlado que ven mis ojos en el salón.

Me hago un té en la cocina. Busco paracetamol de forma inconsciente, más desorden en el cajón de medicamentos. Sin saber porqué leo por encima el prospecto, joder ¿para qué otra cosa va a servir el paracetamol que para aliviar un suave dolor de cabeza?

Hoy he cambiado las cuerdas de una de las guitarras, he estado tocando un rato. Ese momento es sublime, por el sonido de las cuerdas recién estrenadas y por la sensación de estar estrenando algo nuevo, es casi infantil, pero inevitable sentimiento. Ahora descansa en el rincón, hemos retomado relaciones después de un tiempo separados. ¿Quién sabe? quizá vuelva el Sandro más cantautor, me apetecen mucho esos conciertos con poca gente sin un repertorio claro que defender en actuaciones de dos horas largas… Al fin y al cabo mis vicios de Rock,and,Roll los estoy saciando con Cadillac Solitario (Tributo a Loquillo Madrid). Pero la otra vena me pide rollo «de sentao», de explicar porqué y cómo escribí algunas canciones y tocar a alma descubierta con la vieja Whasburn entre las manos y un vaso de whisky con hielo cerca.

Hace apenas días que se ha publicado en Spotify «La Espiral» ese E.P. de 4 temas que grabamos hace tiempo. Me ha hecho ilusión (bastante). Se me han activado las neuronas creativas que permanecían en letargo. Con otro punto, pero el cuerpo me pide tablas. Hoy mismo me han preguntado si tengo temas nuevos, en realidad tengo muchas cosas a medias, muchas letras sin terminar, armonías que me convencen pero sin letras que merezcan la pena. No aparecerá la musa sin trabajo lo tengo claro, pautar una disciplina de composición siempre ha sido mi talón de Aquiles, tiraré de veteranía, de lecturas que tengo postergadas, de escuchar más música desconocida, de abrir más la mente.

Leo éstos párrafos, el paracetamol hace su efecto, no hay más té, vuelvo a la cama.

 

¿te gustó?? comparte!!!